¡Oferta Día de la Madre!

Días
Horas
Minutos
Segundos
Días
Horas
Minutos
¿Es tu primer pedido? Suscríbete ahora y obtén un ¡Fácil y rápido!

📦 Envío gratis península a partir de 49€*

Mastitis

mastitis
Contenido del artículo

La mastitis es una condición inflamatoria que afecta a la glándula mamaria comúnmente asociada con la lactancia. Es más frecuente en los primeros tres meses de lactancia, aunque puede ocurrir en cualquier momento durante este proceso. Y dando lugar incluso a mastitis inflamatoria, mastitis bacteriana, flemón, absceso mamario, galactocele y mastitis subaguda. 

En este post, nuestras matronas de Happymami, han revisado la última evidencia científica para darte la mejor información relacionada con  la mastitis de la lactancia, incluyendo las causas, los síntomas, los tratamientos disponibles y las estrategias para prevenir su aparición. Además, proporcionaremos información útil para las mujeres que amamantan a sus hijos, con el objetivo de minimizar el riesgo de desarrollar esta condición y garantizar una lactancia efectiva y cómoda.

¿Qué es mastitis?

La mastitis es una inflamación de la glándula mamaria que puede ocurrir en mujeres que amamantan, aunque también puede afectar a mujeres que no están lactando. En la mayoría de los casos, la mastitis ocurre durante la lactancia y es causada por una infección bacteriana en la mama. 

La infección generalmente se produce cuando las bacterias ingresan al pezón a través de una grieta o lesión en el mismo. Los síntomas de la mastitis incluyen dolor en la mama, enrojecimiento, calor, hinchazón y fiebre. El tratamiento suele incluir el uso de antibióticos, así como medidas para aliviar el dolor y mantener el flujo de leche a través de los conductos mamarios. Es importante que las mujeres que amamantan sigan amamantando durante el tratamiento de la mastitis, ya que esto ayuda a vaciar la leche de la mama y a reducir la inflamación.

¿Qué tan común es la mastitis?

La mastitis de la lactancia es una condición común en mujeres que amamantan a sus hijos, con una incidencia que puede variar según diferentes estudios, pero que se ha calculado que se produce en un rango del 2% al 25% de las pacientes lactantes. Es importante destacar que la incidencia de mastitis que requiere hospitalización es baja, como se observa en una cohorte que incluía a 136.459 madres primerizas, donde solo 127 mujeres fueron hospitalizadas por mastitis, una incidencia de 9 por cada 10.000 partos.

El riesgo de recurrencia de la mastitis en mujeres con historia previa de mastitis de la lactancia es mayor que en mujeres sin historia previa.

¿Qué es una mastitis y por qué ocurre?

La mastitis de la lactancia se produce principalmente por un drenaje deficiente de la leche, causado por traumatismo en el pezón, inflamación y compresión de uno o más conductos galactóforos. Si este problema de drenaje persiste, la leche estancada se infecta y aparece la mastitis de la lactancia. 

Además, la mastitis puede estar relacionada con problemas de lactancia, como excoriación o agrietamiento del pezón, obstrucción parcial o total del conducto lácteo, exceso de leche, alimentación poco frecuente, destete rápido, enfermedad de la madre o del bebé, estrés materno o fatiga excesiva, y malnutrición materna. 

La patogénesis de la mastitis lactacional es compleja y puede incluir interacciones entre la microbiota asociada a la mamaria y factores específicos del huésped. La infección puede progresar hasta la formación de abscesos locales si no se trata con prontitud. Los factores de riesgo incluyen antecedentes previos de mastitis, drenaje deficiente de la leche, pezones agrietados, uso de crema en los pezones y uso de sacaleches.

En la mastitis de la lactancia, la mayoría de los casos están causados por una bacteria llamada Staphylococcus aureus, y en algunos casos, esta bacteria puede ser resistente a los antibióticos. Un estudio reveló que el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) se ha convertido en un patógeno importante en los casos de mastitis de la lactancia, siendo el patógeno más común en mujeres hospitalizadas por esta condición.

¿Cómo me doy cuenta que tengo mastitis?

La mastitis de la lactancia es una afección común que puede ocurrir durante los tres primeros meses de lactancia, caracterizada con un pecho doloroso, hinchado y rojo

Esta mastitis es más frecuente los tres primeros meses de lactancia. Siento los primeros síntomas una congestión mamaria debido a un mal drenaje de la leche, probablemente relacionado con un traumatismo del pezón, con la consiguiente inflamación y compresión de uno o más conductos galactóforos.

Y se considerará mastitis infecciosa (ya que la leche materna contiene bacterias) si los síntomas persisten más de 12 a 24 horas. Estas mastitis infecciosa de la lactancia suelen acusar con una zona firme, roja, dolorosa e inflamada de una mama asociada a fiebre >38,3ºC en una mamá lactante, además la secreción de leche puede estar disminuída. También puede tener mialgia, escalofríos, malestar general y síntomas gripales. 

Tipos de mastitis

  • Mastitis no infecciosa: el tratamiento de la mastitis de la lactancia no infecciosa consiste en un tratamiento sintomático para reducir el dolor y la inflamación (p. ej., agentes inflamatorios no esteroideos, compresas frías) y el vaciado completo de la mama mediante la lactancia materna continuada, el bombeo y/o la extracción manual. 
  • Mastitis infecciosa: El tratamiento de la mastitis infecciosa de la lactancia incluye las medidas anteriores más la administración de una terapia antibiótica con actividad contra S. aureus.

¿Cuánto dura la mastitis?

La duración de la mastitis puede variar según la gravedad de la infección y el tratamiento recibido. En general, con un tratamiento adecuado, la mayoría de los casos de mastitis de la lactancia comienzan a mejorar en un plazo de 1-2 días y se resuelven completamente en aproximadamente 1-2 semanas. Sin embargo, en algunos casos puede tardar más tiempo en sanar por completo. Si los síntomas empeoran o no mejoran después de unos días de tratamiento, es importante buscar atención médica nuevamente.

¿Qué pasa si tengo mastitis y doy pecho?

Es seguro seguir amamantando si tienes mastitis, y de hecho, es importante continuar amamantando o extrayendo la leche de la mama afectada para aliviar la congestión mamaria y evitar la obstrucción de los conductos lácteos.

La leche materna es segura para el bebé y contiene anticuerpos que pueden ayudar a prevenir la infección. Sin embargo, es importante que la madre se lave las manos con frecuencia y use una buena técnica de lactancia para evitar que la infección se propague. Además, si el médico te recetó antibióticos, debes tomarlos según las indicaciones para eliminar completamente la infección.

Mastitis y biberón

Cuando se sufre mastitis no hace falta dejar de lactar, incluso está recomendado seguir ofreciendo el pecho a tu bebé. Pero si en tu caso necesitas un biberón, debemos evitar los biberones genéricos, porque al ser diferentes a tu pecho, pueden confundir a tu bebé y hacerte perder vuestra lactancia materna.

Así la mejor solución será ofrecer un biberón Happymami diseñado a medida, con el que obtendrás le biberón más representativo de tu pecho, previniendo a tu bebé el factor de confusión, y protegiendo vuestra lactacia materna.

¿Cómo se diagnóstica la mastitis?

Para diagnosticar la mastitis, nos basamos en las manifestaciones clínicas, no siendo necesarias las pruebas de laboratorio. Hay casos en los que será necesario hacer una prueba de laboratorio para orientar la selección del antibiótico, sobre todo si estamos ante una infección grave, adquirida en el hospital o que no responde a los antibióticos empíricos iniciales. 

Si tras este primer tratamiento, la mastitis no responde en 48 a 72 horas, realizar un diagnóstico por imagen será útil para diferenciar una mastitis de un absceso mamario. 

¿Cómo curar la mastitis?

Cuando se trata de una mastitis de lactancia no grave, el primer paso del tratamiento implica diversas intervenciones para reducir el dolor y asegurar la continua producción de leche a través de los conductos mamarios:

  • Para aliviar el dolor, utiliza compresas frías o empapa un paño en agua caliente y colócalo sobre tu pecho. Una ducha o un baño calientes también pueden ayudar. 
  • El paracetamol o el ibuprofeno también puedes utilizarlo para aliviar el dolor y la fiebre (debes evitar la aspirina). 
  • Descansa y bebe mucho líquido. 
  • Si das lactancia materna, continúa haciéndolo, empezando primero con el pecho dolorido.   
  • Evita la ropa ajustada o los sujetadores 

Tratamiento mastitis infecciosa

Si en tu caso ya hablamos de mastitis infecciosa (los síntomas persisten más de 12 a 24 horas y van acompañados de fiebre o síntomas sistémicos como malestar). El tratamiento incluye antibioterápia contra S. Aureus (el agente causante más frecuente) además de las medidas anteriores. 

La duración óptima de la terapia no es segura; 10 a 14 días pueden reducir el riesgo de recaída, pero pueden utilizarse ciclos más cortos (5 a 7 días) si la respuesta a la terapia es rápida y completa. En pacientes con mastitis grave o absceso, una vez que haya signos de mejoría clínica sin evidencia de toxicidad sistémica, los antibióticos pueden pasar de la terapia parenteral a la oral.

En una investigación en la que se observó a pacientes, se encontró que el uso de antibióticos junto con el vaciamiento de la glándula mamaria para tratar la mastitis infecciosa de la lactancia, aumentó la tasa de mejoría de los síntomas en dos semanas del 50% al 96%.

Si no hay mejoría clínica en 48 a 72 horas, debe realizarse una evaluación con ecografía para determinar si existe un absceso subyacente. 

Prevenir mastitis

No hay evidencia suficiente para recomendar un tratamiento preventivo con probióticos en mujeres embarazadas que no tienen antecedentes de mastitis de la lactancia. Un estudio aleatorizado demostró que la administración de un probiótico Lactobacillus durante la última etapa del embarazo puede disminuir la probabilidad de mastitis de la lactancia en mujeres embarazadas con antecedentes de esta afección.

El ensayo incluyó a 108 mujeres con antecedentes de mastitis infecciosa en embarazos previos, y las que recibieron Lactobacillus salivarius PS2 por vía oral tuvieron una menor incidencia de mastitis en comparación con aquellas que recibieron placebo (25% frente a 57%).

Recurrencia mastitis

La mastitis recurrente no es común, pero puede ser causada por una terapia antibiótica inadecuada o incompleta y/o problemas con la técnica de amamantamiento que resultan en un drenaje incompleto de la leche. En casos de mastitis recurrente en la misma ubicación y/o que no responda al tratamiento antibiótico, se debe considerar la posibilidad de un carcinoma mamario inflamatorio.

Conclusión mastitis

En conclusión, la mastitis es una inflamación del tejido mamario que puede causar dolor, enrojecimiento, calor e hinchazón en la mama afectada. Afecta a mujeres que amamantan con más frecuencia y puede ser causada por bacterias que ingresan a la mama a través de fisuras en el pezón o conductos obstruidos.

El tratamiento consiste en antibióticos y el vaciado frecuente de la leche a través del amamantamiento o la extracción manual. También se pueden tomar medidas para aliviar el dolor, como el uso de compresas frías o calientes y analgésicos.

Si la mastitis no se trata adecuadamente, puede convertirse en una infección grave y potencialmente mortal, como el absceso mamario. Por lo tanto, es importante buscar atención médica si se sospecha de mastitis y seguir las recomendaciones del médico para evitar complicaciones.

Bibliografía Mastitis

  1. J Michael Dixon, MD Anees B Chagpar, MD, MSc, MA, MPH, MBA, FACS, FRCS(C)Daniel J Sexton. Lactational mastitis [Internet]. Uptodate.com. 2023 [citado el 31 de marzo de 2023]. Disponible aquí
  2. Spencer J. Patient education: Common breastfeeding problems (Beyond the Basics) [Internet]. Uptodate.com. 2023 [citado el 31 de marzo de 2023]. Disponible aquí.
Picture of Manuel Fernández
Manuel Fernández
Grado universitario de enfermería experto en obstetricia y ginecología (matrón) por la universidad de Jaén.Miembro Comité Lactancia Materna Departamento 16 de salud Marina Baixa.Trabajador actual del Hospital Marina Baixa ginecología y obstetricia. Jefe del servicio de matronas y CCO de Happymami. Master en "Integración en cuidados y resolución de problemas clínicos en enfermería" Experto Universitario en "Indicación, uso y autorización de medicamentos y productos sanitarios en cuidados generales de enfermería" Experto Universitario en "Urgencias y Emergencias Vitales" Formación continuada acumulada de 3.229 horas Publicaciones: Vol. 11 nº 3 Septiembre 2009. Página 16-20. Revista: "Revista oficial de la sociedad española de enfermería oncológica" Título: Extravasación por antraciclinas a propósito de un caso. Revisión de la literatura.
Guia forma pecho tallas 2022
Guías tallas 2 centímetros
matrona

[Lactancia Materna] 

Sabemos que durante la toma se produce una elongación del pezón, y la hemos tenido en cuenta durante el desarrollo de nuestras tetinas. Selecciona el pezón con el que te sientas más representada previo a la toma. 

Y por último, si usas pezoneras ten en cuenta el tamaño de la pezonera. 

Icono-diseño-0

INSTRUCCIONES PREVIAS

Icono-diseño-0
matrona

¡Hola soy Alba! El holograma real de una de nuestras matronas y voy a acompañarte durante todo el proceso de diseño ¡Encantada de conocerte!

Recuerda que el diseño serán 5 pasos y en cada paso encontrarás distintas opciones entre las que irás deslizando para encontrar tu diseño perfecto.

Si das lactancia materna sigue las pautas con la marca:

[Lactancia Materna]

Si das biberón de forma exclusiva sigue las pautas con la marca:

[Biberón Exclusivamente]

1º Tipo de pezón

2º Inclinación de la tetina

3º Velocidad del flujo

4ºCapacidad del Vaso

5ºDale Color

Si tienes dudas con tu diseño puedes contactarnos por WhatsApp para que te ayudemos.

biberon ipad happymami
matrona

[B] Escogemos el flujo según la edad del bebé.

Recuerda que si vas a usar cereales, tienen una densidad mayor a la leche líquida, por eso tenemos disponible un flujo exclusivo para cereales y/o papillas

matrona

[LM] Existen corrientes de usar un flujo menor correspondiente a la edad del bebé.

Con Happymami no hace falta, nosotras para desarrollar nuestros Happymamis estudiamos la lactancia materna en su conjunto. La eyección de leche materna, el flujo de salida en cada etapa, la succión del bebé, las necesidades del bebé…. Y a partir de ahí desarrollamos nuestros flujos.

Entonces si tú tienes un bebé de 4 meses y le pones un flujo para bebés de 2 meses, lo que probablemente tenga más riesgo es que tu bebé rechace el biberón.

Por eso nuestra recomendación es que cojas el flujo que le corresponde por edad, y sigas las pautas que te daremos al realizar tu compra para que tu bebé coja el biberón sin afectar a tu lactancia materna.

matrona

[B] Si tu bebé sufre muchos cólicos necesitamos un biberón con un sellado total, que corresponde a la inclinación pronunciada. Por el contrario, usaremos una inclinación media, para casos aislados de cólicos. Y una inclinación suave en casos especiales indicados por nuestras matronas.

matrona

[LM] Puedes ponerte de perfil y observarte el pecho.

  • ¿Tienes un pecho totalmente plano? cogemos inclinación suave.
  • Si acaba totalmente en punta, escoge inclinación pronunciada.
  • O si más bien es redondito, inclinación media.

Si tienes dudas entre cualquier forma y redondeado, nuestro consejo es que cojas la inclinación media que corresponde al redondeado.

matrona

[Biberón exclusivamente] Si es el primer biberón que vas a usar desde el nacimiento, nuestra recomendación es que escojas un pezón medio.Por otra parte, si tu bebé ha usado ya otros biberones y los rechaza, o si al usar el chupete le genera muchos ascos y arcadas a tu bebé escogeremos pezón pequeño.

Guía medir pezón HM
matrona

[LM] Necesito que midas la longitud de tu pezón antes de la toma, [GUÍA PARA MEDIR PEZÓN].   

Sabemos que durante la toma se produce una elongación del pezón, y la hemos tenido en cuenta durante el desarrollo de nuestras tetinas. Por eso se tomaron justo esos parámetros de la medida del pezón antes de realizar la toma

Y por último, si usas pezoneras ten en cuenta el tamaño de la pezonera.